martes, 9 de julio de 2019

Juan Gil-Albert, de nuevo ante Velazquez

JUAN GIL-ALBERT, DE NUEVO ANTE VELÁZQUEZ
En 1950 Juan Gil-Albert vio este cuadro de Velázquez en el Museo del Prado, en la gran exposición sobre el pintor. Después escribió sobre él en "La trama inextricable" (1968). Hoy hemos leído su texto siete personas ante el original conservado en el Museo Diocesano De Arte Sacro De Orihuela. Hemos contemplado el lienzo a través de su mirada y, en cierto modo, el escritor ha vuelto a ponerse con su palabra delante de "La tentación de Santo Tomás de Aquino". El acto era simbólico porque hoy 4 de julio, justo hoy, ha sido el día del 25 aniversario de su muerte. Y ha resultado emotivo compartir unos minutos mágicos con José Antonio Martínez, Mariano Cecilia Espinosa, Gemma Ruiz, Aitor L. Larrabide, Juanjo Payá y Juana Mª Balsalobre (lectores) y con el público que nos ha acompañado en la sala.
6 ve

jueves, 13 de junio de 2019

Libro de la venta 5€,de "Glosada de Candente horror de Juan Gil-Albert, por Ramón Fernández Palmeral


 "Título del libro: "Glosada de "Candente horror" de Juan Gil-Alberet" 102 páginas


 Un ensayo ilustrado de "Candente horror" de Juan Gil-Albert, 102 págienas venta en LULU:

Pinchar para comprr por unos 5 euros
http://www.lulu.com/shop/ramon-fernandez-palmeral/glosada-de-candete-horror/paperback/product-24137000.html

                                                        Autor Ramón Fernández Palmeral


Candente horror contiene 18 láminas de Ramón Palmeral


..........................Parte del texto de libro..............

El valor de un ensayo ilustrado


 Aprovechando el empuje del Congreso Internacional «Vibraciones de Juan Gil-Albert: fascinación de la constancia» en Alicante y Alcoy los días 3 al 6 de abril de 2019, donde participé con una comunicación titulada «La amistad de Juan Gil-Albert con Maria Zambrano y Miguel Hernández en tiempos de la República», he querido completar la información que encontré sobre Candente horror, uno de los poemarios –a mi entender–, más escalofriante, valiente e innovador de los que he leído.
 Me sorprendió tanto que ahora me he atrevido a comentarlo e interpretarlo, subjetivamente, como no puede ser de otra forma, tratándose de un poemario surrealista en la piel del tambor de las vanguardias de los años treinta.  He tomado un derivado de glosar como «glosada» o comentarios –juicio valorativo breve–, hermenéutica profana con el objeto de provocar una extrañeza en el lector, puesto que este vocablo no se halla aceptado, sino que es una licencia que me he tomado: Glosada de “Candente horror”.
 Mucho se ha escrito sobre un texto como Candente horror (febrero de 1936), que tan solo contiene 18 poemas de vanguardia surrealista del poeta alcoyano Juan Gil Albert (1904-1994), pero hasta ahora  no se había ilustrado, por eso lo hago para la presente edición, con el objeto de reforzar la iconografía de los poemas, según mi criterio.
Candente horror –según Jaime Siles- “es el  primer libro de poemas escrito por Juan Gil-Albert y, como tal, hay que verlo. Se explica así en prosa –o poema en prosa– que lo abre y que es un extracto de la “Confesiones a tres jóvenes comunistas” (Aunque su primer libro fue La fascinación de lo irreal, publicado en 1927). Si tomáramos este primer libro como generacionista, Gil-Albert pertenecería por derecho propia a la Generación del 27.
Son poemas en prosa, en clave surrealista, denuncias de la situación de penuria social en que vivían los obreros, particularmente en la zona industrial de Alcoy, con una importante industria textil, que bien conoció Gil-Albert, por ser hijo de un empresario dedicado a la industria de la ferretería, es decir una familia burguesa (leer Memorabilia), y por vecindad conocía los problemas sociales  y económicos de la comarca, de la región levantina y española. El título del poemario Candente horror lo toma el poeta  [VIII] «La Noche» verso 13 «un candente horror para su vidas».  
Para su mejor estudio y fácil análisis he indicado con números romanos entre corchetes el orden de los dieciocho poemas, porque el original no los lleva, ni títulos, como era genuino en esta época de las vanguardias, como Perito en lunas, 1933, de Miguel Hernández.
Con múltiples lecturas he elaborado una hermenéutica profana  de los poemas, incluido el prólogo del propio poeta, que muy bien pudo llamarse: «Dedicatoria a tres amigos comunistas», puesto que no aprecio prólogo, al menos, con el propósito en el que se escriben. Mis comentarios nunca jamás podrán contener la totalidad del sentido de los poemas, porque para ello habría que entrar en el pensamiento del poeta y sus vivencias. Mis comentarios aportarán una especie, llamémosle andamio semántico, para que el lector se apoye en ellos y le facilite su propia interpretación. Aunque también, me he servido de otros andamios semánticos analíticos como los trabajos de  Manuel Aznar Soler, Pedro J. de la Peña, José Carlos Rovira y Pedro García Cueto.
Para acercarnos el sentido del horror poetizado hemos de  situarnos en el contexto histórico  la convulsa  II República española y meses antes de la guerra civil, que valiéndose de un lenguaje surrealista como instrumento de expresión, destila, en algunos versos hermetismo y metáforas surrealistas, lo cual le permiten al poeta ahondar en sus visiones, pensamientos y angustias, de lo que percibe la voz poética como la insurrección socialista de la llamada Revolución de Asturias  del también llamado «Octubre Rojo» de 1934, durante el denominado «bienio rectificador» (republicanos  de derechas que pretendían revisar la Constitución progresista de 1931), llamado también «bienio negro» por las izquierdas que perdieron las elecciones de noviembre de 1933, que constituye el periodo comprendido entre las elecciones generales de noviembre 1933 y las de febrero de 1936 durante el que gobernaron los partidos de la derecha conservadora republicana encabezados por el PRR de Alejandro Lerroux, aliado con la derecha católica de la CEDA y del Partido Agrario...
                                              Continua en el libro "Glosada de Candente horror"

Por Ramón Fernández Palmeral 
Creador del portal Juan Gil-Albert Congreso Internacional. Vibraciones de la constancia

lunes, 27 de mayo de 2019

X "Negros", de Candente horror, de Juan Gil-Albert

Ilustracion de Palmeral, para el libro "Glosada de Candente horror de Juan Gil-Albert
                                               Ramón Palmeral es un ilsutrador alicantino


[X]

NEGROS

Los siglos parados como piedras lunares
110 han dormido la raza que entre nosotros reluce
como si pretendieran recordarnos toda nuestra viscosa
serenidad de amos.
No han podido relegar ese corazón de hombre
 a un estadio de tortuga que fácilmente nos soporte
para nuestras empresas. Ese tiempo, para el cual nuestros diques son endebles
 razones,
no sé lo que madura en sus adentros cuando el cuerpo
vencido se alce,
 y las mareas retrasadas inicien al fin, su doble oscilación
 interrumpida.
Otro humano refugio hará suyas las tierras abrasadas
 las porciones de hoy donde sólo se abrevan las bestias, 
cuando en sus ojos de silencio que el eucalipto aroma
 se presiente un jugo de cortezas endurecidas, 
como una sospecha de nidos en los ramajes,
 una lenta y pesada ascensión de lo hondo 
en cuyo extremo, es ese compañero que sonríe inimitable
 el que nos palpa un mundo donde nada existía.


viernes, 17 de mayo de 2019

Ilustración "II Vacío" Candente Horror, ilustrado por Palmeral


[II]


Las pavorosas metafísicas extienden
unas neblinas grises que evaporan,
guantes vacíos que no saben de puños vengadores
cripado al aire advierte unos ojos mortales.
¡Cuánto humo en espacios va subiendo!
¡Cuánto pensar diluye las hechuras!
Ocre de lejos tierra, te separan,
va no tiemblas directa en tus olores.
Ideas, frenesí, fósforo ardiendo,
un trasmundo dormita espesas larvas,
paralizados sueños que despiden
restos de brasa, fin de los volcanes.
Errantes idearios no conocen
qué formas son de qué inminentes hechos,
quedan flotante opacas, unas luces de halor titubeando.
¿Dónde, dónde escondéis los organismos?
  No prolongad de humanos la pobreza,
  una madre es idea, un  maestro
  sólo cuervos detrás, un aleteo.
Ha llegado el momento de sujetar las piezas con las
    Manos.
Si es el mundo residuo, abolido tesoro lentamente,
salvaremos el foco donde nace la vida.




Juan Gil-Albert, de nuevo ante Velazquez

José Ferrándiz Lozano está con Elvira Pizano Rovira y 28 personas más . /Facebool 4 de julio a las 23:11 · JUAN GIL-ALBERT, DE ...