martes, 14 de mayo de 2019

III "REDADA", ilustración de Palmeral, para el ensayo "Glosada de Candente horror de Juan Gil-Albert"


[III]

Semejante a un cerebro que se apaga,
la noche presta ese consuelo denso de los cauces
que te arrastran dormido sin ligazón posible,
animal que respiras inclemente,
mientras venden tu vida los honorables jefes,
mercancías de huesos en un monton informe
propio para sus fiestas.

Despertar no es lucidez hallada,
es un terror dejado en las paredes,
es el día anterior que nos asalta
un desasido manantial que gruñe como lejos,
mundo hirviendo que manos estrangulan
no sé con qué postizo sustituto de telones pintados.

Peligroso abandono nos arrastra,
aguas de lodo arrullan nuestro oído
apagando el ocaso ya rugiente
sus atroces nostalgias exhumadas,
muerte feliz que logran levantarnos,
con hisopos de dedos y de aromas
para sus gruesos fines.



Ilustración "II Vacío" Candente Horror, ilustrado por Palmeral

[II] vacio Las pavorosas metafísicas extienden unas neblinas grises que evaporan, guantes vacíos que no saben de puños ve...